Skip to content

Lo que debes tener en cuenta al redactar un acta

Un acta es un documento en el que se registra el contenido de lo que se ha tratado en una junta general de accionistas, asamblea o reunión, así como las decisiones que se han adoptado en su celebración y la firma de todos los que han intervenido en ella. El acta debe estar debidamente redactada y debe recoger con el máximo rigor todo lo discutido y acordado en una reunión. Pero, ¿qué es lo que debes tener en cuenta para redactar un acta? Aquí te lo explicamos.

¿Cómo redactar un acta?

Aunque no existe un único modelo único de acta, sí que hay unos aspectos mínimos que siempre deben incluirse en ella. Dado que transcribir literalmente una reunión es prácticamente imposible, lo que debe hacerse es recoger los aspectos más importantes para que queden debidamente registrados.

  • Escribe frases y oraciones cortas.
  • Redacta con claridad.
  • Resalta los puntos más importantes.
  • Da una estructura lógica al acta. 
  • Asigna un apartado concreto a la declaración de cada orador o persona que ha intervenido en la reunión.
  • Adjunta al final los documentos pertinentes en el apartado que corresponde.

Estructura básica de un acta

El acta debe contener los aspectos básicos para recoger todo lo que ha sido tratado en una reunión.

  • Encabezado: debe incluir el lugar, la fecha y los nombres de los participantes, así como el motivo o tema de la reunión.
  • Cuerpo principal: esta es la parte principal del acta, aquí se debe dejar constancia de todos los temas tratados en la reunión, así como los debates que se hayan originado y los argumentos dados por cada uno de los participantes. 
  • Conclusión: en este apartado se deben resumir los resultados y las decisiones tomadas durante la reunión, así como la distribución de tareas (si se da el caso) y el nombre de la persona responsable a la que se le asignan. También se puede especificar cuál será el programa de la siguiente reunión.
  • Espacio para las firmas: al final debe haber un espacio destinado a la persona que firma un acta de reunión, que normalmente será quien redacta el documento y el presidente de la reunión.
  • Anexo: al final puede haber un anexo destinado a adjuntar los documentos presentados en la reunión.

Conclusión: un acta es la clave para conseguir reuniones de trabajo perfectas

Las actas pueden ser la clave para que las reuniones de trabajo de tu empresa sean perfectas, ya que proporcionan transparencia y ayudan a entender el proceso de toma de decisiones y la importancia de los temas abordados durante la reunión. Además, también sirven para saber quién es el responsable de las tareas que se asignan durante la reunión y evitan confusiones o malentendidos en el futuro. Por eso es tan importante que todo lo tratado quede debidamente recogido por escrito en el acta. De este modo, se puede consultar en cualquier momento para resolver cualquier duda.

¿Tienes problemas para redactar las actas de tu empresa?, ¿necesitas asesoramiento profesional? En IF Assessors estamos a tu disposición para resolver cualquier duda que tengas. ¡Contacta con nosotros!

¿Quieres empezar a gestionar con tranquilidad tu negocio?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada!