Skip to content

¿Qué es y para qué sirve la declaración complementaria?

Las declaraciones fiscales están sujetas a una periodicidad que marca la ley, aunque existen excepciones. Aquí te explicamos qué es una declaración complementaria y su utilidad.

La declaración complementaria, definición y funcionalidad

Las declaraciones complementarias fiscales son aquellas que se presentan con el objeto de corregir algún error o equívoco por el cual un contribuyente pagaba menos de lo que le correspondía en su anterior declaración.

Esto significa que las declaraciones complementarias son voluntarias. Y pueden realizarse a petición de parte o porque se hayan observado unos defectos que se pretenden subsanar. La idea es, pues, que pagues aquello que te corresponde. Eso sí, la declaración solo se puede presentar antes de que la deuda tributaria no prescrita.

Por otra parte, tiene que constar explícitamente el carácter complementario de la declaración. Además, tienes que incluir la cantidad inicial y la cantidad que declaras ahora para que la Agencia Tributaria realice sus comprobaciones. En definitiva, esta declaración sirve para que te pongas al día ante el fisco.

¿Por qué puede ser interesante presentar una declaración complementaria? Hay que destacar los siguientes casos:

1. Evita sanciones fiscales

Las sanciones fiscales son uno de los principales motivos por los que realizar declaraciones complementarias. En este caso, lo que puedes es adelantarte a la apertura de una inspección de Hacienda. Cuando esto sucede y declaras lo que te corresponde pagar, no se abriría un proceso sancionador.

Es relativamente común en autónomos y PYMES pequeños olvidos que pueden suponer sanciones cuantiosas. A veces hay facturas que no se han contabilizado y, aunque no suponen una gran importancia numérica, la sanción sí que lo es.

Esta es la razón por la que, si detectas algún error o gasto no incluido por el que tendrías que pagar más, te interesará realizar esta declaración. Un caso paradigmático es el de aquellas facturas que no se han incluido por error.

2. Evita consecuencias penales

El delito fiscal está asociado al impago o defraudación de una determinada cantidad. Hoy en día, y con la actual legislación, el delito fiscal se da a partir de los 120.000 euros y acarrea multas y pena de uno a 5 años de prisión, según el Código Penal.

Lo que sí es importante señalar es que las declaraciones complementarias solo evitan consecuencias penales a priori. Es decir si presentas la declaración antes de que la Agencia Tributaria inicie el procedimiento, no habría delito que perseguir. En cambio, la presentación de la declaración cuando ya se inicien investigaciones no eximirá de responsabilidad penal.

Cuando se tiene un cierto patrimonio es fundamental tener bien clara esta diferenciación para evitar problemas. Por ese motivo, contar con un asesor fiscal que realice las declaraciones en tiempo y forma es vital.

Conclusión

La presentación de una declaración complementaria puede evitarte problemas, pero conviene estar bien asesorado para no equivocarte. En IF Assessors contamos con un servicio especializado para PYMES y autónomos que te puede ayudar para que tú centres tus esfuerzos en tu actividad profesional. ¡Contáctanos si te interesa conocer mejor nuestra oferta de servicios!

¿Quieres empezar a gestionar con tranquilidad tu negocio?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada!