Skip to content

¿Qué es un contrato indefinido fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo, pese a ser una modalidad existente de siempre en nuestra legislación laboral, ha ganado protagonismo con los cambios recientes. Este artículo te explica en qué consiste y sus principales características. 

El contrato fijo discontinuo: definición y características

Un contrato fijo discontinuo es aquel que se firma con carácter indefinido, pero solo durante determinados meses del año. Esto significa que, cuando la actividad de la empresa se detiene, el contrato se suspende y no se paga una retribución. Ahora bien, la empresa queda obligada a llamar al trabajador por escrito cuando reanude la actividad. 

Asimismo, el contrato también ha de contener una serie de detalles: la duración (en días o meses)de la actividad, la formaen la que se hará el llamamiento para la reincorporación y la duración de la jornada laboral. 

Recordemos que, por defecto, la nueva legislación laboral obliga a hacer contratos indefinidos, salvo causa justificada. Esto ha provocado, por ejemplo, que el número de trabajadores fijos discontinuos aumente exponencialmente, con respecto a las mismas fechas del año pasado. 

Por lo tanto, es importante que se conozcan las principales características de esta modalidad contractual. Las más relevantes son estas:

Duración del contrato

El Estatuto de los Trabajadores, donde se regula esta modalidad, nada dice del mínimo de tiempo que al año que se puede contratar. En consecuencia, y aunque es indefinido, puede ser perfectamente de un mes. Y esto tiene lógica, habida cuenta que hay empresas que solo trabajan 2 o 3 meses anuales. Lo que sí que se establece, claramente, es la obligatoriedad de realizar el llamamiento por escrito.

Otro aspecto que hay que señalar es que el trabajador fijo discontinuo puede serlo a jornada completa o a tiempo parcial. Eso sí, para que se pueda contratar a tiempo parcial, se tendrá que dar una razón de peso, porque, por defecto, tiene que ser a jornada completa.

Indemnización por despido

La indemnización por despido, en el caso de los contratos fijos discontinuos, se calculará de forma proporcional al periodo trabajado. Y, por supuesto, dependerá de si es un despido improcedente o por causas objetivas. Por ejemplo, si alguien ha trabajado 3 meses durante 12 años, le correspondería la indemnización proporcional a 3 años completos. 

Eso sí, conviene diferenciar el montante de la indemnización con los complementos de Antigüedad. En este caso, y a efectos salariales, sí que se tendrá en cuenta el ejercicio entero, aunque se trabajen menos meses.

Empresas que lo utilizan

Las empresas e instituciones que utilizan esta modalidad de contrato son varias. Por ejemplo, es común en el sector agrícola, sobre todo en verano y otoño. También hay que hacer referencia a sectores como el de la alimentación, muy centrados en la campaña navideña. Además, también es habitual que ayuntamientos e instituciones contraten brigadas antiincendios o socorristas en verano. Otro caso paradigmático es el de la hostelería.

Conclusión

El contrato indefinido fijo discontinuo está teniendo un creciente protagonismo, y te interesa saber cómo y cuándo utilizarlo. En IF Assessors disponemos de un equipo de especialistas en asesoramiento laboral que te pueden facilitar las claves. ¡No dudes en contactarnos si tienes interés en saber más!

¿Quieres empezar a gestionar con tranquilidad tu negocio?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada!