Skip to content

¿Qué se necesita para cerrar el año contable y por qué es tan importante?

Cerrar el año contable es una obligación legal y, para que lo puedas hacer, hay que presentar determinados documentos. Este artículo te proporciona más detalles. 

La documentación necesaria para cerrar el año contable

El cierre del año contable requiere de una información distinta y más o menos compleja según seas autónomo o empresa. Si bien hay una pauta general, sí existen diferencias según el tamaño de cada compañía Por lo general, los autónomos y PYMES podrán utilizar fórmulas más simples que las grandes empresas. De todas formas, estos pasos sí serán imprescindibles, una vez que hagas todas las comprobaciones de la contabilidad de tu empresa:

Cuentas abreviadas

El modelo de cuentas abreviadas simplifica el proceso de elaboración, puesto que solo tendrás que presentar un balance abreviado, la cuenta de pérdidas y ganancias y la memoria (que amplía esta información). En esencia, se trata de una versión sencilla para la gestión de tus cuentas ante el Registro Mercantil. Eso sí, para que no haya problemas, hay que ajustarse a lo que establezca el Plan General de Contabilidad

Las condiciones para presentar cuentas abreviadas es que el activo no sea superior a 4 millones de euros, que la cifra de negocio no supere los 8 millones de euros y que no haya más de 50 trabajadores en nómina. Como mínimo, han de darse dos de las tres condiciones. 

Cuentas normales

Las cuentas normales están concebidas para empresas de cierta dimensión. Y, en este caso, el número de documentos que hay que presentar es mayor. La documentación necesaria es el balance contable, la cuenta de pérdidas y ganancias, la memoria y, además, detallar la variación de cambios en el patrimonio neto y la variación de flujos de efectivo. Esto será obligatorio para todas las compañías que no se puedan acoger al modelo de cuentas abreviadas. 

Aquí se hará más importante, si cabe, hacer uso de las amortizaciones y depreciaciones. No porque en las cuentas abreviadas no sea necesario, sino porque aquí es más común este fenómeno, ya sea por la mercancía disponible o por los activos. 

Por qué es necesario el cierre del año contable

El cierre del año contable es necesario porque, según la ley, es obligatorio. Hay que señalar que el cierre, a efectos contables (no necesariamente fiscales) es el 31 de diciembre, coincidiendo con el año natural. Posteriormente, tendrás un periodo de 7 meses para presentar las cuentas ante el Registro Mercantil de tu provincia. Las cuentas tienen que aprobarse antes del 30 de junio del ejercicio siguiente, y presentarse antes del 31 de julio

En el caso de que no hagas un cierre a efectos contables, te expones a varios problemas: sanciones de la Agencia Tributaria por cuentas incorrectas o, incluso, a la extinción de la sociedad si no se mandan los datos.

Conclusión

Cerrar el año contable implica realizar algunas operaciones y trámites complejos y a nadie se le escapa que, en determinados casos, necesitarás ayuda. Esto es lo que puedes encontrar en IF Assessors: un equipo de profesionales especializados en asesoría fiscal y contable para PYMES. ¡No lo dudes y consúltanos para saber cómo podemos ayudarte!

¿Quieres empezar a gestionar con tranquilidad tu negocio?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada!