¿Qué es y para qué sirve la declaración complementaria?

Las declaraciones fiscales están sujetas a una periodicidad que marca la ley, aunque existen excepciones. Aquí te explicamos qué es una declaración complementaria y su utilidad.

La declaración complementaria, definición y funcionalidad

Las declaraciones complementarias fiscales son aquellas que se presentan con el objeto de corregir algún error o equívoco por el cual un contribuyente pagaba menos de lo que le correspondía en su anterior declaración.

Esto significa que las declaraciones complementarias son voluntarias. Y pueden realizarse a petición de parte o porque se hayan observado unos defectos que se pretenden subsanar. La idea es, pues, que pagues aquello que te corresponde. Eso sí, la declaración solo se puede presentar antes de que la deuda tributaria no prescrita.

Por otra parte, tiene que constar explícitamente el carácter complementario de la declaración. Además, tienes que incluir la cantidad inicial y la cantidad que declaras ahora para que la Agencia Tributaria realice sus comprobaciones. En definitiva, esta declaración sirve para que te pongas al día ante el fisco.

¿Por qué puede ser interesante presentar una declaración complementaria? Hay que destacar los siguientes casos:

1. Evita sanciones fiscales

Las sanciones fiscales son uno de los principales motivos por los que realizar declaraciones complementarias. En este caso, lo que puedes es adelantarte a la apertura de una inspección de Hacienda. Cuando esto sucede y declaras lo que te corresponde pagar, no se abriría un proceso sancionador.

Es relativamente común en autónomos y PYMES pequeños olvidos que pueden suponer sanciones cuantiosas. A veces hay facturas que no se han contabilizado y, aunque no suponen una gran importancia numérica, la sanción sí que lo es.

Esta es la razón por la que, si detectas algún error o gasto no incluido por el que tendrías que pagar más, te interesará realizar esta declaración. Un caso paradigmático es el de aquellas facturas que no se han incluido por error.

2. Evita consecuencias penales

El delito fiscal está asociado al impago o defraudación de una determinada cantidad. Hoy en día, y con la actual legislación, el delito fiscal se da a partir de los 120.000 euros y acarrea multas y pena de uno a 5 años de prisión, según el Código Penal.

Lo que sí es importante señalar es que las declaraciones complementarias solo evitan consecuencias penales a priori. Es decir si presentas la declaración antes de que la Agencia Tributaria inicie el procedimiento, no habría delito que perseguir. En cambio, la presentación de la declaración cuando ya se inicien investigaciones no eximirá de responsabilidad penal.

Cuando se tiene un cierto patrimonio es fundamental tener bien clara esta diferenciación para evitar problemas. Por ese motivo, contar con un asesor fiscal que realice las declaraciones en tiempo y forma es vital.

Conclusión

La presentación de una declaración complementaria puede evitarte problemas, pero conviene estar bien asesorado para no equivocarte. En IF Assessors contamos con un servicio especializado para PYMES y autónomos que te puede ayudar para que tú centres tus esfuerzos en tu actividad profesional. ¡Contáctanos si te interesa conocer mejor nuestra oferta de servicios!

¿Tu empresa está en crisis?

La pregunta de si tu empresa está en crisis es clave para entender cuál es la situación de partida. ¿Quieres conocer lo que pasa? Sigue leyendo.

Claves para saber si tu empresa está en crisis

La mayoría de los autónomos y pequeños empresarios toman nota de algunas variables para ver si el negocio va bien. Las siguientes medidas permiten tener una idea, aunque conviene considerar que hay que ponderar los distintos factores, la idiosincrasia de tu sector de actividad y que, además, el entorno externo también influye.

1. Caída de ingresos

La caída de ingresos es uno de los principales problemas que dan una idea de problemas. Si esta caída es sostenida en el tiempo (más de un año) y no está relacionada con el ciclo económico, deberías preocuparte. A fin de cuentas, es muy difícil la viabilidad de un negocio que venda menos.

2. Problemas para pagar a corto plazo

Las tensiones de tesorería son otro de los síntomas claros de problemas. No poder atender a tiempo las obligaciones crediticias o con proveedores es un problema grande porque limita el acceso a más financiación en un futuro. La realidad es que una tesorería saneada ha de contar con un remanente para hacer frente a pequeños imprevistos.

3. Financiación con circulante de operaciones a largo plazo

El circulante tiene que servir, básicamente, para los pagos a corto plazo. Si tienes que utilizar constantemente tu circulante para pagar préstamos o hipotecas es porque no tienes ahorros. Y esto, a medio plazo, generará un desequilibrio en la empresa.

4. Financiación no convencional

La financiación convencional es la bancaria y, aunque el contexto económico influye, y mucho, no poder financiarte por ese medio es un síntoma de problemas económicos. Es común que las empresas con problemas tengan que financiarse con patrimonio de los socios o con préstamos en empresas fintech, con intereses más altos.

5. Hipotecas de patrimonio de la empresa

El crédito está asociado a la confianza y a las expectativas que la entidad tenga en tu negocio. Es posible que tengas una parte del patrimonio de la empresa hipotecado para pagar un préstamo; ahora bien, si esto sucede con todo, deberías tener cuidado.  Una empresa saneada es aquella que no tiene patrimonio hipotecado o que tiene muy poco.

6. Los beneficios de venta no cubren los costes fijos

Los beneficios unitarios por las ventas tienen que cubrir los costes fijos. ¿Qué sucede en caso de que no se cubran? Que estás, también, ante un problema estructural que deberías solucionar. Esto puede suceder por un exceso de costes fijos o por un margen de beneficio demasiado reducido.

7. Ratio de endeudamiento alta

Las ratios de endeudamiento general dan una idea del estado de tu empresa. Y qué duda cabe que una ratio anormalmente alta es un indicador de problemas o mala salud. Por regla general, deberías preocuparte si tu ratio es superior a 0,60.

Conclusión

Conocer si tu empresa está en crisis es esencial para tomar decisiones a tiempo. En IF Assessors contamos con un equipo de profesionales multidisciplinar especializado en asesorar a empresas en crisis.

¿Qué funciones realiza un asesor jurídico?

Las funciones de un asesor jurídico para las empresas o particulares son varias. ¡Conoce cuáles son los principales aspectos en los que te pueden ayudar!

Las principales funciones de un asesor jurídico

Los asesores jurídicos son profesionales con formación en Derecho que pueden aconsejar a profesionales y particulares. ¿Cuáles son las principales vertientes de esta función? Destacamos las más importantes:

Asesoramiento para la constitución de la empresa

La elección de la fórmula jurídica adecuada es fundamental para iniciar un negocio. Por eso, un asesor te puede ayudar a decidirte por una Sociedad Limitada, Sociedad Anónima, Sociedad Civil, Colectiva, en Comandita o Cooperativa, en función de las características de tu negocio y situación inicial.

En segundo lugar, un asesor legal se encargará de redactar los Estatutos de la sociedad. Además, también puede redactar las Escrituras para que todo esté listo en el momento de ir al notario. Este trabajo es fundamental para evitar confusiones que puedan traer problemas en el futuro.

Finalmente, un asesor jurídico te indica qué pasos legales has de dar. Por ejemplo, si te corresponde ir a la Seguridad Social, al Registro Mercantil, a la Agencia Tributaria, a tu ayuntamiento y, lo que es más importante, el cuándo.

Apoyo y representación jurídica a empresas

Las empresas necesitan realizar con frecuencia consultas jurídicas relacionadas con su actividad, tanto en el ámbito mercantil como laboral. Un asesor jurídico se encarga de dar respuesta a estas consultas para minimizar riesgos.

La labor de representación jurídica es otra de las actividades que realiza un asesor. En casos de reclamaciones, despidos o impagos contarás con un especialista que defenderá tus intereses.

Asesoramiento en Derecho Civil

El asesoramiento en Derecho Civil es otra de las cuestiones clave, tanto para particulares como para empresas.

El Derecho Civil afecta en varios ámbitos, como la compraventa, las relaciones familiares y las herencias. Por lo tanto, la totalidad de los ciudadanos se ven afectados por sus disposiciones de una u otra manera. Es normal, pues, que puedas necesitar realizar una consulta.

El asesor jurídico toma como referencia el Código Civil general, pero también el Derecho Foral existente en varias autonomías (entre ellas Cataluña) que es prevalente en estas.

Asesoramiento en Protección de Datos

La normativa en Protección de Datos tiene una gran importancia por su carácter vinculante y por las sanciones por incumplimiento. Es por ello que contar con una asesoría jurídica es central.

Cualquier persona que realice una actividad profesional que tenga un registro ha de contar con un Delegado de Protección de Datos (DPO). Y, además, ha de cumplir con una serie de normas para no exponerse a sanciones. El Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) es el texto normativo de referencia.

La función del asesor legal es, en este caso, proporcionar las pautas para evitar problemas futuros.

Conclusión

Las funciones de un asesor jurídico, como puedes ver, son varias en ámbitos diversos. ¿Eres empresa o particular y necesitas realizar una consulta? En IF Assessors contamos con un equipo de asesores jurídicos que te puede ayudar. ¡Contáctanos!