Skip to content

¿Cómo contabilizar la bonificación en el combustible?

El impacto en los precios por la guerra de Ucrania ha llevado al Gobierno a implementar una bonificación en el combustible. ¿Sabes cómo se tiene que contabilizar? Aquí te damos más detalles. 

Cómo hay que contabilizar la bonificación en el combustible

La bonificación del combustible, por lo general, no suele generar un gran problema de contabilidad cuando se trata de particulares. Sin embargo, cuando se trata de profesionales, ya sean propietarios de estaciones de servicio, transportistas u otras empresas, sí que se exige una contabilización especial. El Real Decreto-Ley 11/2022 extiende la bonificación hasta el 31 de diciembre.

Muchas han sido las dudas acerca de cuál era el método correcto para contabilizar, y la respuesta de la Administración es muy reciente: el 11 de julio, a través del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), se estableció un criterio definitivo. Por ejemplo, los autónomos no van a tener que contabilizar, si no lo desean, la bonificación en sus libros de cuentas. Sin embargo, sí lo tienen que hacer las empresas. 

La contabilización de esta bonificación se tiene que hacer siguiendo lo que determina el Plan General de Contabilidad de 2007. Aquí indicamos cuáles son las maneras de contabilizar la bonificación, según el caso:

Compras de combustible

La compra de combustible, en la factura, se puede contabilizar, ateniéndonos al principio de importancia relativa, como descuento sobre la base imponible. Esto es, que se reducirán 20 céntimos por litro con respecto al coste de venta de cada litro. Así, el precio final de compra se reducirá, tomando como referencia las cuentas del Grupo 6 (600, 601, 602 o 607). Hay que señalar que esto tiene su correlato en el IVA soportado (477). No en vano, has de tener presente que el 21 % de IVA se va a aplicar sobre la base imponible. De lo contrario, habrá un descuadre en la caja que obligará a rehacer la factura.

Existe, sin embargo, otra posibilidad de contabilizar las compras de combustible, aunque es menos habitual. En este caso, lo que se haría es contabilizar esta bonificación en la cuenta de pérdidas y ganancias como subvención de explotación. Aun siendo esto posible, el consumidor final no suele optar por esta solución porque burocratiza la contabilización. Es conveniente, en todo caso, que cuentes con asesoría financiera especializada

Ventas de combustible

Las ventas de combustible, por parte del distribuidor, se tienen que contabilizar como un crédito a la Hacienda Pública. En este sentido, en el asiento se contabiliza la venta al cliente y el crédito ante la Hacienda. Por lo tanto, lo que se tendrá que hacer es utilizar la cuenta 470 (Hacienda Pública, deudora por diversos conceptos) a la hora de contabilizar esos 20 céntimos, mientras que el restante se pasará a través de la cuenta 430 (Clientes).

El concepto es que el vendedor anticipa una cantidad que, posteriormente, Hacienda tendrá que satisfacer. En consecuencia, esa es la forma correcta de llevar la cuenta de las bonificaciones. 

Conclusión

Hacer un cálculo correcto de la bonificación en el combustible es muy importante para evitar problemas con la agencia tributaria. En IF Assessors contamos con un equipo de especialistas en asesoramiento fiscal y contable que te puede ayudar. ¡No dejes de contactarnos!

¿Quieres empezar a gestionar con tranquilidad tu negocio?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada!