Skip to content

¿Qué es una auditoría interna y para qué sirve?

La auditoría interna es una herramienta básica para las empresas. Gracias a ella, las empresas pueden gestionar mejor sus negocios, rectificar sus errores y alcanzar sus objetivos. 

Podemos definir la auditoría interna como una actividad independiente y objetiva que ayuda a las empresas a controlar sus operaciones internas.  Su objetivo consiste en evaluar los principales factores de gestión de riesgos. A través de este análisis es posible detectar los procesos internos de la empresa que no funcionan correctamente, corregir estas deficiencias y aumentar la eficacia de la gestión empresarial mediante nuevas estrategias.

Principales objetivos de una auditoría interna

Los principales objetivos de una auditoría interna son los siguientes: 

  • Analizar el cumplimiento de las normas de la empresa (estatutos, textos reglamentarios, especificaciones respecto a los clientes, etc.).
  • Evaluar el estado financiero de la empresa, controlar errores y evitar que se produzcan fraudes, estafas, pérdidas o despilfarros.
  •  Verificar la coordinación de todos los departamentos dentro de la organización empresarial. 
  • Controlar y evaluar los activos de la empresa.
  • Proteger los bienes patrimoniales de la empresa. 
  • Evaluar la capacidad de la empresa para alcanzar sus objetivos. 
  • Comprobar que se están cumpliendo los valores de la empresa a todos los niveles 
  • Promover el uso eficaz de todos los recursos de la empresa.
  • Identificar situaciones de riesgo y asesorar para corregir los errores. 
  •  Establecer las bases para que la empresa sea más productiva en el futuro. 

Ventajas

La auditoría interna tiene muchas ventajas para las empresas, ya que permite identificar y corregir los errores a tiempo, antes de que sean detectados por auditorías externas o exigidas legalmente. 

Una de las ventajas de la auditoría es que el administrador o gerente de la empresa puede solicitar la  evaluación en el momento en que  crea conveniente.  Este análisis puede ser general, sobre el funcionamiento de toda la empresa, o particular, respecto a un departamento concreto.

Mediante la auditoría interna se garantiza que los datos contables estén actualizados permanentemente. Dado que la evaluación puede solicitarse en cualquier momento, el personal de contabilidad tiene que garantizar que la contabilidad esté siempre al día, con todos los movimientos contables registrados. 

Por otra parte, una evaluación frecuenta minimiza el riesgo de fraude dentro de la empresa y evita que haya pérdidas no detectadas. 

La auditoría interna realiza una evaluación de los  procedimientos operativos de la empresa. Con la información obtenida es posible tomar decisiones estratégicas para aumentar la eficacia de la empresa. 

Otra de las ventajas de esta evaluación interna consiste en que permite revisar las políticas de la empresa y establecer nuevas bases para afrontar cualquier reestructuración necesaria en el futuro.

Mediante este análisis también se pueden realizar cambios en el organigrama de la empresa y establecer las bases para que todo el personal trabaje  siguiendo un riguroso proceso de control de calidad.

¿Necesitas una auditoría interna para tu empresa? En IF Assessors ponemos a tu disposición los mejores profesionales que te ayudarán a realizar la auditoría que tu empresa necesita.

¿Quieres empezar a gestionar con tranquilidad tu negocio?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada!