5 medidas para mejorar la gestión laboral y de personal en tu empresa

La gestión laboral y de personal es un aspecto esencial en las empresas, puesto que el capital humano es uno de los activos más importantes. Aquí conocerás 5 claves para mejorar en esta área. 

5 claves para que mejore tu gestión laboral y de personal (sin morir en el intento)

Las políticas de gestión laboral y de personal de una empresa, bien aplicadas, ayudan a aumentar la productividad de la misma. Y esto no tiene por qué extrañar: menos bajas y más motivación son el binomio perfecto para hacer más con los mismos recursos. Estas 5 claves, si las ejecutas con constancia, te ayudarán a conseguir tus objetivos: 

1. Mejora tus procesos de reclutamiento

Sí, parece obvio, pero no lo es. La idea central es el puesto de trabajo adecuado para el perfil adecuado. Y esto no es solo que se vea desde la empresa, sino que, también, lo ha de percibir el trabajador. En este sentido, el Big Data hace un trabajo de filtrado impagable, pero el factor humano sigue existiendo, ya sea en formato presencial o con una entrevista en remoto

2. Sé coherente con la filosofía de empresa

La empresa tiene una misión, visión y valores asociados. Pues muy bien, tienes que ser coherente siempre con ellos. En ciertos niveles salariales, el problema ya no está tanto en lo que se cobra, sino en aquello que se hace. Por lo tanto, si tú vendes inclusividad, compromiso con el entorno o apuesta por la economía circular, hay que cumplirlo. 

3. Apuesta por la retención del talento

La retención del talento es fundamental, porque, en puestos de dirección, suele ser más cara la formación y adaptación de nuevos cuadros. Por ese motivo, ofrecer unas condiciones de trabajo atractivas para la retención del talento y, sobre todo, evitar que estos profesionales padezcan el síndrome del trabajador estancado o el temido burnout, es fundamental. El mercado es cambiante, y las realidades de cada ser humano, también. 

4. Ofrece la posibilidad de formarse permanentemente

Una de las aspiraciones de los trabajadores es la de formarse o reciclarse. Y si bien hay una parte necesaria, que es la que se asocia a la introducción de nuevas tecnologías, también puedes ofrecer cursos de formación específica o general. Este es un incentivo más que formará parte del determinado salario emocional. Reciclarás al personal, pero, además, estará más motivado. 

5. Proporciona posibilidades de conciliación laboral

Las posibilidades de conciliación laboral son otro de los aspectos cada vez más valorados por los trabajadores. Y, en este sentido, más allá de lo que se establezca por ley en igualdad, conviene que tengas unas pautas de conciliación claras. Por ejemplo, concentrando la jornada laboral facilitando el teletrabajo cuando sea posible. Esto redundará positivamente en la productividad a medio plazo. 

Conclusión

La gestión laboral y de personal, por muchas razones, es, hoy en día, indispensable, y va más allá de la cuestión burocrática. Si eres PYME o autónomo, en IF Assessors contamos con un equipo de especialistas en asesoría laboral para que conozcas cuáles son las fórmulas posibles y no te tengas que preocupar por ello. ¡Llámanos para saber más!

¿Qué se necesita para cerrar el año contable y por qué es tan importante?

Cerrar el año contable es una obligación legal y, para que lo puedas hacer, hay que presentar determinados documentos. Este artículo te proporciona más detalles. 

La documentación necesaria para cerrar el año contable

El cierre del año contable requiere de una información distinta y más o menos compleja según seas autónomo o empresa. Si bien hay una pauta general, sí existen diferencias según el tamaño de cada compañía Por lo general, los autónomos y PYMES podrán utilizar fórmulas más simples que las grandes empresas. De todas formas, estos pasos sí serán imprescindibles, una vez que hagas todas las comprobaciones de la contabilidad de tu empresa:

Cuentas abreviadas

El modelo de cuentas abreviadas simplifica el proceso de elaboración, puesto que solo tendrás que presentar un balance abreviado, la cuenta de pérdidas y ganancias y la memoria (que amplía esta información). En esencia, se trata de una versión sencilla para la gestión de tus cuentas ante el Registro Mercantil. Eso sí, para que no haya problemas, hay que ajustarse a lo que establezca el Plan General de Contabilidad

Las condiciones para presentar cuentas abreviadas es que el activo no sea superior a 4 millones de euros, que la cifra de negocio no supere los 8 millones de euros y que no haya más de 50 trabajadores en nómina. Como mínimo, han de darse dos de las tres condiciones. 

Cuentas normales

Las cuentas normales están concebidas para empresas de cierta dimensión. Y, en este caso, el número de documentos que hay que presentar es mayor. La documentación necesaria es el balance contable, la cuenta de pérdidas y ganancias, la memoria y, además, detallar la variación de cambios en el patrimonio neto y la variación de flujos de efectivo. Esto será obligatorio para todas las compañías que no se puedan acoger al modelo de cuentas abreviadas. 

Aquí se hará más importante, si cabe, hacer uso de las amortizaciones y depreciaciones. No porque en las cuentas abreviadas no sea necesario, sino porque aquí es más común este fenómeno, ya sea por la mercancía disponible o por los activos. 

Por qué es necesario el cierre del año contable

El cierre del año contable es necesario porque, según la ley, es obligatorio. Hay que señalar que el cierre, a efectos contables (no necesariamente fiscales) es el 31 de diciembre, coincidiendo con el año natural. Posteriormente, tendrás un periodo de 7 meses para presentar las cuentas ante el Registro Mercantil de tu provincia. Las cuentas tienen que aprobarse antes del 30 de junio del ejercicio siguiente, y presentarse antes del 31 de julio

En el caso de que no hagas un cierre a efectos contables, te expones a varios problemas: sanciones de la Agencia Tributaria por cuentas incorrectas o, incluso, a la extinción de la sociedad si no se mandan los datos.

Conclusión

Cerrar el año contable implica realizar algunas operaciones y trámites complejos y a nadie se le escapa que, en determinados casos, necesitarás ayuda. Esto es lo que puedes encontrar en IF Assessors: un equipo de profesionales especializados en asesoría fiscal y contable para PYMES. ¡No lo dudes y consúltanos para saber cómo podemos ayudarte!

Plusvalía municipal: Qué es y cómo puedo reclamarla

La plusvalía municipal es un impuesto municipal relacionado con la vivienda. Pero no se paga todos los años, como el IBI, sino que se vincula a las transmisiones del inmueble. A continuación, te contamos sus claves y cómo puedes reclamar si no lo tendrías que haber abonado. Presta atención. 

¿En qué consiste la plusvalía municipal?

En primer lugar, has de tener en cuenta que este tributo también es conocido por su denominación técnica: impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU). Por lo tanto, el espíritu de este tributo es el de gravar el aumento del valor material que se obtiene en una operación en la que un terreno urbano (no se refiere al inmueble) cambia de manos. 

Estas operaciones pueden ser ventas, donaciones y herencias. El impuesto debe ser liquidado en 30 días, en los dos primeros casos citados; y en un semestre, cuando se trata de sucesiones. 

Por otro lado, te interesa saber que el cálculo de esta plusvalía urbanística ha variado a partir de la sentencia del Tribunal Constitucional de 26 de octubre de 2021. Para adaptarse a su tenor, desde el 9 de noviembre de ese mismo año está vigente un Real Decreto-ley que establece dos fórmulas para su cálculo. Por una parte, la de la plusvalía real. Por otra, la del nuevo sistema objetivo

La reclamación por la plusvalía municipal

Lo primero que debes tener en cuenta es que el citado Real Decreto-ley no es retroactivo, por lo que sus efectos sobre cómo se obtiene la plusvalía solo se aplican a las cobradas posteriormente a su publicación. En virtud de esta legislación, el afectado puede reclamar por dos razones. La primera es por considerar demostrado que la plusvalía real es más baja que la que arroja la estimación objetiva, dependiente de las oscilaciones del mercado inmobiliario. La segunda se da cuando el cambio de propiedad del terreno supone, en lugar de ganancias, pérdidas. En este último caso y según la nueva ley, no habría por qué pagar ninguna plusvalía. Eso sí, solo en los casos de compraventas.

Te preguntarás cómo puedes hacer efectiva esta reclamación. Acuérdate de que no tiene que haber transcurrido más de un mes de la liquidación (hasta cuatro años, si se trata de autoliquidación). Aparte, necesitarás aportar documentos como la liquidación, las escrituras de adquisición y transmisión y un informe pericial.

Puedes presentar un escrito al ayuntamiento en el que pidas la rectificación. Si no te contestan en un semestre, puedes reclamar al Tribunal Económico Administrativo, que dispone del mismo plazo de tiempo para responderte. Cuando este tribunal no existe, cabe la posibilidad del recurso de reposición al ayuntamiento, cuyo plazo de resolución es de un mes. 

Y, si el recurso es desestimado, tienes dos meses para presentar un recurso contencioso-administrativo al Tribunal Superior de Justicia. Requiere la contratación de letrado y procurador. La duración aproximada de este proceso es de en torno a un año y medio.

En definitiva, analiza qué cómputo de la plusvalía municipal te conviene más. Es posible que no tengas que pagar este tributo. ¡Infórmate!

¿En qué consiste el plan de viabilidad de una empresa?

El plan de viabilidad de una empresa es un documento imprescindible en todo inicio de un negocio. A continuación, te contamos sus objetivos principales y características más destacadas. Presta atención. 

¿En qué consiste el plan de viabilidad de un emprendedor?

En primer lugar, has de tener en cuenta que, si bien no se trata de un requisito obligatorio para fundar una firma, sí se ha revelado como un instrumento de una gran utilidad a la hora de encarar numerosas gestiones propias del ámbito empresarial. Como su propia denominación indica, es un compendio de información que debe demostrar que el negocio que quieres poner en marcha tiene opciones reales de continuidad y capacidad para generar beneficios

Por consiguiente, este plan se convierte en la carta de presentación más fiable del negocio que vas a lanzar. Su contribución es muy valiosa, dado que los tiempos anteriores a que la empresa comience a funcionar son prolíficos en relaciones con actores que van a agradecer contar con datos fidedignos de este emprendimiento. 

Este documento se convierte, si está bien trabajado, en un aval para cooperar con tu empresa. Por eso, es habitual que se haya de presentar en las negociaciones con algún nuevo socio al que quieras convencer para invertir o una entidad de crédito que deseas que te conceda un préstamo. Asimismo, no son pocas las Administraciones públicas que exigen esta documentación a la hora de valorar una candidatura para recibir una subvención o cualquier otro tipo de ayuda. 

¿Qué debe contener un plan de viabilidad?

Por otro lado, es fundamental que la redacción del contenido sea tan esmerada como exhaustiva. Tienen que constar, de primera mano, todas las informaciones precisas que los interlocutores puedan preguntar al emprendedor. Aparte, te conviene que el estilo que emplees sea atractivo para reforzar su poder de convicción. 

En primer lugar, aparecerán los datos que permitan ubicar a tu empresa, con su nombre, sede o sector de actividad, entre otros. Posteriormente, es interesante realizar una presentación que explique el porqué de haber iniciado el negocio. Es el momento de comentar la vocación, formación y experiencia mediante las que se pretende afrontar el proyecto. 

Pero no basta con demostrar estas buenas intenciones, sino que tienes que añadir, conforme avance el documento, una definición de las características de la empresa. De lo general a lo particular. Habrá también detalle de los servicios a prestar y los bienes a vender, además de que incluirás los precios y otras concreciones. 

Además de presentar los trabajos a realizar, es necesario que lleves a cabo una segmentación del mercado (geográfica, por edad, etc.). En este sentido, remarcarás los valores añadidos que han de hacer tu producto apetecible por parte de su target. Aquí se inserta también el plan de marketing.

Finalmente, no olvides los planes de producción y financiero. Son proyecciones de ingresos y gastos que deben reflejar la viabilidad a medio plazo de tu iniciativa empresarial. 

En definitiva, el plan de viabilidad es un instrumento de presentación clave para que tu empresa sea escuchada por parte de ciertos actores. ¡Acuérdate de que puedes delegarlo en profesionales!